diferentes tipos de avalanchas

La estabilidad del manto de nieve varía según su evolución. En efecto, desde que la nieve se deposita en el suelo, y a veces antes, comienza a transformarse según una serie de fenómenos físicos que están relacionados con las condiciones meteorológicas. Estas modificaciones de tamaño y forma que implican propiedades físicas y mecánicas diferentes, son causadas por la acción del viento, por el aumento de la temperatura de la nieve (elevación de la temperatura, lluvia, etc). El resultado es un manto estratificado formado por diferentes capas de nieve. Según las características de estas capas sucesivas y su evolución, el manto de nieve se vuelve estable o inestable, lo que puede, en este último caso, provocar una avalancha o facilitar su inicio.

Una avalancha es una masa de nieve que desciende una pendiente a diferentes niveles de velocidad. Esquemáticamente podemos distinguir tres tipos de avalanchas, cada una tendrá diferentes características, según el tipo de nieve que causa el movimiento inicial : La avalancha de nieve fresca, la avalancha de placa y la avalancha de nieve húmeda. Pero la realiadad es más compleja y, durante su trayectoria, una avalancha puede cambiar de características.

Avalancha de nieve fresca

Parte generalmente de un punto y arrastra cada vez más nieve (efecto "bola de nieve"). Esta avalancha se inicia cuando el peso de la nieve sucumbe a la fuerza de gravedad. Esto sucede sobre todo después de fuertes nevadas (a partir de 25cm de espesor), particularmente cuando se acumula sobre una base (manto) lisa (debido a la lluvia, a la escarcha, a la fusión de la nieve). Esta nieve, muy ligera, se mezcla con el aire formando un aerosol que desciende la pendiente a una velocidad de 100 a 300 km/h. Su volúmen es, en la mayoría de los casos, inferior a 200kg/m3. Este aerosol empuja el aire que está adelante creando una onda de choque que arrasa con todo a su paso. La nieve llega después y, cuando encuentra un obstáculo, se convierte en un veradero bloque de cemento. Estas avalanchas son las mas desvastadoras, pueden provocar enormes daños en las habitaciones, las rutas, los bosques…

Avalancha de Placa

Este tipo de avalancha es la más frecuente. Una placa es una superficie de nieve compacta que se desprende del resto del manto de nieve y que se desliza sobre el suelo o sobre la nieve existente. Estas placas pueden ser inmensas y dejan un límite de fractura bien visible. La ruptura inicial se efectúa en una nieve de buena cohesión, su volúmen es de 200 a 400 kg/m3. Los riesgos son particularmente importantes cuando la nieve compacta se deposita sobre una nieve blanda o menos densa. Los factores que causan este tipo de avalancha son el sol, el viento o el sobrepeso provocado por las personas. Una variedad de placas, llamadas "placas de viento", se forman por o después de una nevada. Rotos por la acción del viento, los cristales se reducen en finísimas partículas que cuando se depositan en el suelo, toman inmediatamente una buena cohesión. Lo que explica también la formación de cornisas cerca de las crestas.

Avalancha de nieve húmeda

Este tipo de avalancha se produce cuando suben las temperaturas y en la primavera en las pendientes bien expuestas al sol (cuando la nieve funde). La nieve se vuelve muy pesada debido al gran contenido de agua : su volumen medio es de 350 a 500 kg/m3. Las avalanchas de fusión o de nieve húmeda son generalmente dispersas, numerosas pero de poca importancia. Se deslizan lentamente (20 a 60km/h), los factores que la activan son el aire o el viento caliente, el sol y el sobrepeso. Estas avalanchas tienen un gran poder de erosión y, sobre todo las más importantes, una gran fuerza desvastadora. Los restos, a veces de varios metros de espesor, están constituídos por bloques informes de nieve muy densa. No es raro encontrar restos abajo de un "couloir", cuando la primavera ya está bien avanzada.


Source d'infos : ANENA

L'ANENA

Pour plus d'informations, consultez le site de l'association nationale pour l'étude de la neige et des avalanches qui a pour objectif de faire progresser la sécurité en montagne par la prévention des risques en matière de neige et d'avalanche. L'ANENA compte aujourd’hui près de 900 membres, personnes ou organismes, publics ou privés, dont 150 étrangers, intéressés par les problèmes liés à la neige et aux avalanches, à titre :

• professionnel (améliorer la sécurité en montagne enneigée) : laboratoires de recherche, élus locaux, stations de sports d'hiver, administrations départementales et ministères, guides et accompagnateurs de montagne, moniteurs de ski, pisteurs, secouristes, entreprises de matériel de sécurité,

• personnel (skieurs, randonneurs, alpinistes ou pratiquants des nouvelles glisses intéressés par la connaissance de la neige, des avalanches et des moyens d'assurer leur propre sécurité en montagne).